De los mejores recuerdos de mi infancia los tengo junto a estas pequeñas figuras. Gracias a mis padres aún conservamos el barco pirata, la isla del tesoro, el circo y una goleta (estos dos últimos de mi hermano, la propiedad nunca se alterará), más una pequeña colección de unos cuarenta Playmobil.

La cuestión es que casi treinta años después los Play comenzaron de nuevo a aparecer por casa. Tímidamente eso si. Primero mediante la colección 1.2.3, que son los packs dirigidos a niñ@s de entre 1 y 3 años. En ese momento algo ya comenzaba a removerse por mi cabeza, pero no del todo ya que estas figuras son mucho más redondeadas, con menos detalle y sin piezas pequeñas, adaptadas como es lógico a los más peques.

Pero con mi hija ya en cerca de los tres años comenzaron a aparecer los primeros packs ya actuales, es decir, con los Playmobil de verdad. Y la explosión comenzó…

Además «Playmobil The Movie» coincidía justo en esos momentos, con lo que nos aficionamos también a las figuras y kits de la película, con el gran Del y Marla (o Wella como le llamamos nosotros) como protagonistas de nuestras aventuras en VillaClara.

Mi idea es aprovechar este blog para ir contando nuestras experiencias así como nuestras opiniones sobre las distintas compras que vamos realizando. Cierro este post con la sensación de que aún me queda un mundo de cosas por compartir, pero lo que si puedo adelantar es que, hasta ahora, estoy especialmente enamorado de la cafetería de playmobil.

¡CONTINUARA!