Pues todo comienza el sábado por la noche cuando llego a casa y en el coche mi iPhone 6 no aparece.. y no aparece y no hay manera.. no está en casa de mis padres que es en donde había estado por la tarde y el destino me lo complica un poco más porque la app «Find my iPhone» detecta el teléfono pero NO la ubicación… en fin, sin mi principal herramienta de comunicación, de trabajo y organizativa las siguientes 48 horas son un poco estresantes ya que surge un problema imprevisto que hay que solucionar porque sigue sin aparecer…

La peor sensación no es estar sin teléfono, sino la incertidumbre de no saber que ha pasado con él. Llego a empezar a creer que los duendes existen.

Estoy más de 24h desconectado y el lunes llevo a Movigal – Ourense mi viejo iPhone 5 que estaba bloqueado y abandonado en un cajón de la oficina desde hacía más de un año.. por muy buen precio me lo recuperan. Y el lunes por la noche me informan de que un ciclista ha publicado en facebook el domingo que ha encontrado un iPhone en una carretera por la que yo había pasado el sábado por la tarde, a la publicación acompaña una foto del dispositivo destrozado pero informa que al menos se enciende y que si encontramos a su dueño por lo menos podrá recuperar los datos. Mi iPhone, o lo que queda de él ha aparecido.

Me pongo en contacto con el chico y muy agradecido, el martes quedo con él y me lo entrega. Damos por hecho que va a ser imposible recuperarlo por su aspecto.

Entonces, con muy pocas esperanzas vuelvo a acudir al «doctor» de Movigal.. el cual me llena de alegría al decirme, tras inspeccionarlo que está seguro que puede devolverlo a la vida reutilizando las piezas de otros iPhone 6.

El jueves por la tarde me lo entrega, con un formidable aspecto. Desde entonces a este luchador que se agarró al último hilo de vida que le quedaba lo llamaré «Michael Jackson», ya que lo adquirí negro pero ese día, cuando volvió a mis manos se había transformado en blanco.

Y si, la situación me salió por unas molestias y unos euros.. pero entre varias lecciones recuperé un iPhone 5 que puedo reutilizar, regalar o vender, tengo un teléfono con una historia paralela a la estrella de pop número 1 de la historia y conocí a una buena persona, Marcos Peiteado gracias.

Ah, y nunca apoyéis el teléfono en el techo del coche!